Swift

El Aumento de la Sombra - Robert Jordan

Título original: Shadow Rising
Autor:  Robert Jordan
Saga: La Rueda del tiempo IV*
Año: 1992
Páginas: 1013

 *La numeración (y el título) corresponde a la edición original, y no a la subdivisión hecha en la versión española.
Recuerden que esta reseña puede contener spoilers de libros anteriores.


Los sellos de Shayol Ghul se han debilitado y la presencia del Oscuro se hace cada vez más evidente. En Tar Valon, Min es testigo de hechos portentosos que vaticinan un horrible futuro. Los Capas Blancas buscan en Dos Ríos a un hombre con los ojos dorados y siguen el rastro de Dragón Renacido. Mientras tanto, Rand al’Thor se dedica a tomar sus propias y sorprendentes decisiones.

Reunidos y separados (otra vez)
Rand, Mat, Perrin, Moraine y las chicas se encuentran en Tear. Rand ha tomado la ciudadela, empuñado a Callandor y cumplido así la profesía... o al menos parte de ella.
La Sombra resurgirá en todo el mundo y lo entenebrecerá hasta el último
confín y no habrá Luz ni cobijo. Y aquel que nacerá de Alba, de la Doncella,
según las profecías, alargará las manos hacia la Sombra para atraparla, y el
mundo doliente clamará por la salvación. Gloria al Creador, a la Luz y a aquel
que ha de renacer. Que la Luz nos guarde de él
Ahora se dedica a tratar de gobernar rodeado de nobles traicioneros mientras se obsesiona con la profecía y sus variantes. Moraine cree que debería ponerse en marcha para derrotar a los restantes renegados. Mat pasa el tiempo desplumando a los nobles con juegos de cartas, y Perrin está preocupado porque los Capas Blancas lo buscan en su pueblo natal. Finalmente decide viajar hasta Dos Ríos para entregarse y así salvar a su gente y le pide ayuda a Loial para que lo guíe a través de los atajos. Le gustaría dejar a Faile en la ciudadela pero ella no entiende razones.
Por su parte, Elaine, Egwene y Nynaeve se hacen pasar por Aes Sedai, e intentan a toda costa sonsacarle a las amigas siniestras capturadas alguna información. Una pista apunta a la ciudad llamada Tanchico, y Egwene viaja hacía allí en el mundo de los sueños, pero por una equivocación termina conociendo a las sabias Aiel, que le advierten que corre grave peligro en el mundo onírico y que puede aprender con ellas.
Rand termina por anunciar su próximo movimiento: dejará precisas instrucciones a los nobles de Tear y partirá hacia el yermo para unir a las tribus Aiel bajo su mando, ya que según estos casi seguro es El que Viene con el Alba, una persona predestinada a unirlos y destruirlos en la lucha contra la sombra.
Desnudez y complejos de Edipo
Una de las principales "novedades" de este libro es la aparición y profundización de nuevas culturas. Esta apertura lleva aparejada dos cuestiones bastante llamativas. Por un lado, parece que Jordan quiso darle un tono un poco más adulto a su saga, y de repente hay una proliferación de escotes prominentes, cuando no topless o desnudos totales con regularidad. La cosa no pasa más allá de eso, de hecho muchos de esos desnudos no tienen nada que ver con lo sexual, pero el cambio es notable.
Elayne no había visto que se diera la orden, pero una esbelta joven, con sólo un pendiente en cada oreja, apareció con una bandeja en la que traía una tetera de bronce y tazas grandes sin asa (...). Sin embargo su atención se centró en la joven, y faltó poco para que diera un respingo. Iba desnuda de cintura para arriba, como los hombres de la tripulación. Elayne disimuló la sorpresa bastante bien, pero Nynaeve aspiró aire por la nariz ruidosamente.
La otra cuestión es justamente lo contrario a lo que se esperaba. Una de las características fundamentales de lo presentado en libros anteriores es el caracter dominante del sexo femenino en muchas formas. Uno pensaría que al presentarse nuevas culturas, costumbres y comportamientos aparecería algo más parejo o equilibrante, pero el autor confirma rotundamente que tiene un problema serio con la imagen de la mujer. Parece ser que no hay lugar sobre su mundo donde la mujer no domine de alguna manera. No es que esté en contra de esto, pero la forma que describe las acciones y los pensamientos femeninos llevan a concluir que más que una justicia poética este hombre tiene miedo del sexo opuesto.
Recordemos: La Rueda del Tiempo plantea un mundo donde a los hombres que pueden encausar se los mata o amansa, y las mujeres tienen dominio legal o práctico en los gobiernos, además de ser todas dominantes y figuras que imponen respeto. Y aunque es interesante analizar la cabeza un autor, muchas veces juega en contra de la obra misma.

Opinión
Es un poco difícil ponerle puntaje a este libro. Por un lado, introduce elementos muy interesantes, hay más acción e incluso llega a tener momentos emotivos. Ha dejado de lado completamente su vieja fórmula de "huir huir huir" por una más dinámica. Pero por otro lado, su problema con las mujeres hace que todas terminen pareciéndose: unas mandonas histéricas, y ahora ha adoptado una nueva estructura que al parecer consiste en que Rand en cada libro cumpla una parte de la profecía y se enfrente a un renegado. Además, comete algunos errores bastante evidentes en la narración, o más que errores debería decir recursos un poco chapuceros o mal utilizados. Lo más chocante que vi fue que por arte de magia Egwene y Rand comenzaron a verse entre si más como hermanos que como pareja romántica. Todo porque las visiones de Min ven al Dragón Renacido con 3 mujeres y no las 4 o 5 (y por qué no 6) que lo rondan ahora. Min y Elaine están fijas en la triada, pero Jordan parece haber descartado a Egwene en favor de la renegada Lanfear, aunque hay grandes posibilidades de que tampoco sea ella.
Más allá de todo esto, Rand es un digno protagonista y Perrin lo iguala. Mat, aunque esté en la tapa y tenga una o dos escenas muy importantes en la historia general, se queda atrás.

Puntaje:


Perrin y su nueva barba

También podría interesarte:

1 comentarios

  1. ¡Hola! Te nominé a un premio en mi blog: http://lavidaenlaspaginas.blogspot.com.ar/2014/05/liebster-award-10.html
    Si podés pasate, besos.

    ResponderEliminar