Swift

El Hobbit: un Viaje Inesperado

Título original: The Hobbit: An Unexpected Journey
País: Estados Unidos / Nueva Zelanda
Año: 2012
Productora: Metro-Goldwyn-Mayer / New Line Cinema
Director: Peter Jackson
Guión: Fran Walsh, Philippa Boyens, Guillermo del Toro, Peter Jackson
Reparto: Ian McKellen, Martin Freeman, Richard Armitage




Sinopsis
El hobbit Bilbo Bolsón, recibe la inesperada visita del mago Gandalf y de una compañía de trece enanos, liderada por Thorin Escudo de Roble. Los enanos necesitaban un miembro más en el grupo, un saqueador experto, para poder llevar a cabo su plan: alcanzar Erebor, derrotar al dragón Smaug y recuperar el reino y su tesoro. Gandalf les había recomendado para esta misión a Bilbo y de esta forma el hobbit se ve envuelto en la aventura.

Unos cuantos datos preliminares
Esta película está basada en la primer obra famosa de Tolkien, El Hobbit. Se trata de un libro bastante infantil, algo flojo comparado con la mayoría de las grandes obras del mismo autor. Es un libro de no demasiadas páginas, al cual se lo está adaptando en tres películas, la primera de las cuales es el asunto que presento hoy.
Originalmente el director de la película iba a ser Guillermo del Toro, conocido por las películas de Hellboy y El Laberinto del Fauno, las cuales siempre me parecieron entretenidas y estéticamente significativas, en especial la segunda película de Hellboy. Guillermo renunció debido a las largas esperas para el comienzo del rodaje y ciertos problemas económicos con la productora. Continuó como guionista y se nota su granito de arena en el film.
Lamentablemente no alcanzó.

Un viaje más interminable que inesperado
El Hobbit es una película mediocre y dispar. Sí, así de golpe te lo digo. Hay una suma de factores muy diversos para llegar al resultado. Muchos, o todos podrían haberse solucionado. ¿Quién tiene la culpa? Sospecho que la productora metió mano en el asunto, pero si hay que ser sinceros, las responsabilidades se remontan a Tolkien, pasando por los guionistas, el director y algún que otro actor.

El problema con el libro
El Hobbit, como ya dije, no es una gran obra. Es algo que seguro Tokien hubiese remediado si se le daba por reescribirlo, como hacía generalmente. El mismo lamentaba el nivel infantil de la obra, la poca originalidad de algunos pasajes, lo endeble de algunos puntos argumentales, la falta de referencias más profundas al universo de la Tierra Media... todos estos asuntos podrían haber sido solucionados por los guionistas. En parte lo hicieron, o lo intentaron, pero se pasaron un poco y para el lado que no debían.

Agregados inesperados
Ante la falta de referencias a la saga del Señor de Los Anillos, la historia sufrió varios agregados. Esto podría haber sido un punto favorable, y en algunos casos lo es, pero el efecto es bastante desastroso. Los agregados muchas veces son una pésima excusa para mostrar a personajes del Señor de los Anillos que no tienen nada que hacer en El Hobbit. Sigo sin entender por qué se necesitaban tres partes para contar una historia tan simple. Ni siquiera entendía por qué se necesitaban dos cuando ese era el plan original.
La película comienza con una narración de manos de Bilbo (viejo) sobre la historia de Erebor... es interesante y visualmente efectiva, pero la cuenta como si hubiese estado ahí, en sus días de esplendor, y al menos a mí me hace ruido. Sigue una aparición de Frodo, antes de hacerse cargo del anillo, una escena larga, lenta, sin sentido, un bodrio total, innecesario. Luego la historia comienza como debe ser, o casi. Llega un punto en que empiezo a cansarme de la interminable visita de los enanos... ¿para qué cantan y ordenan los platos? ¡Váyanse de una vez!

Las actuaciones y los personajes
Todos los personajes en general son un poco una caricatura de si mismos. Bilbo es sobreactuado, un poco al estilo cómico. Los enanos, salvo Thorin y un par más, son todos un chiste. Hasta cometieron el pecado de hacer a uno de ellos gay (al estilo británico). Al menos Gandalf sigue siendo el mismo, pero se lo nota cansado, más viejo. Los años no vienen solos.
Lo peor de todo es que en esta parodia de personajes se llegó al pésimo recurso de reutilizar acciones y frases de El Señor de los Anillos. Nos encontramos a Gandalf diciendo "..., you fools" y estupideces así. Galadriel, uno de los personajes más ricos del universo Tokien, sigue siendo una mala reducción a bruja del bosque telepática con poderes de teletransportación. Patético.
Gollum es el de siempre, y se come su escena (ya que no pudo comerse a Bilbo).

El Señor de las Repeticiones
En algún lado leí que alguien escuchó a una chica decir en el cine "El Hobbit es un robo de El Señor de los Anillos" y lo comentaban como un comentario de alguien que no entiende nada... pero yo creo que esa persona se había dado cuenta de la verdad.
Las frases, las escenas de acción, la música... todo es una referencia a la trilogía del anillo hasta niveles insoportables. A Jackson se le fue la mano mucho con esto.
Hay un punto que me causó gracia y que no puedo revelar acá. Pero el abuso de cierto recurso argumental en El Señor de los Anillos hace que su aparición en este film (utilizado en el libro antes que en el Señor) hace que aquí se sienta como "ortra vez con lo mismo..."

La comicidad y la fábula
Hay dos cosas que chocan un poco, pero que son inevitables si se quiere respetar la obra original. El Hobbit tiene un aire más cómico y de cuento de hadas en comparación con El Señor... Se trató de darle seriedad, pero se consiguió más bien una sucesión de escenas cómicas con escenas serias, en alguno de ambos casos aburridas o demasiado extensas, rompiendo el ritmo necesario de la historia.
En lo que se nota la mano de Guillermo del Toro es en las criaturas sobrenaturales. Son más grotescas, más fantásticas, una estética alejada de lo visto en la trilogía del anillo. Choca un poco, pero es muy atractiva para los que nos gusta lo retorcido. Los villanos son interesantes y en general me cayeron bien.

Conclusión
Muy buenas escenas, intercaladas entre cosas innecesarias, o demasiado largas, o fallidas. Thorin es el que mejor parado sale. Pero confiezo que Bilbo me hizo emocionar en una parte. La música es un anexo más a la sinfonía del Anillo, pero es el único caso que justifico plenamente esa unión. La canción Misty Mountains es ahora una de mis favoritas.
Temo por lo que vendrá, aunque la esperanza todavía prevalece. Sufro de solo pensar en cómo se las van a ingeniar para meter a Legolas en las próximas entregas.

Puntaje:




También podría interesarte:

3 comentarios

  1. Así de golpe me lo decís?
    Qué triste, igual tengo ganas de verla (aunque ahora con más cautela ._.). Yo tampoco entiendo para qué la cortaron en tres, ni para qué la iban a cortar en dos.

    Bah, si. Para lucrar más.

    ResponderEliminar
  2. Mirá, tampoco está para no ir a verla, no se. A la gente que le encanta El Hobbit puede que le guste más que a mí, mientras no sean puristas que quieran una adaptación al pie de la letra.

    ResponderEliminar
  3. Lo leí hace tanto que no se si me daría cuenta XD

    ResponderEliminar