Swift

Elric de Melniboné - Michael Moorcock

Título original: Elric of Melnibone
Autor: Michael Moorcock
Saga: Elric de Melniboné I
Año: 1972
Páginas: 171





 
Sinopsis:
Ésta es la historia de Elric antes de que fuera llamado Asesino de Mujeres, antes del colapso final de Melniboné. Ésta es la historia de la rivalidad con su primo Yyrkoon y del amor por su prima Cymoril, antes de que esa rivalidad y ese amor provocaran el incendio de Imrryr, la Ciudad de ensueño, saqueada por las hordas de los Reinos Jóvenes. Ésta es la historia de las dos espadas negras. La Tormentosa y la Enlutada, de cómo fueron descubiertas y del papel que jugaron en el destino de Elric y de Melniboné, un destino que iba a conformar otro mayor: el del propio mundo. Ésta es la historia de cuando Elric era el rey, el jefe máximo de los dragones, las flotas y de todos los componentes de la raza semihumana que había regido el mundo durante diez mil años.
Ésta es la historia de Melniboné, la isla del Dragón. Es una historia de tragedias, de monstruosas emociones y  de elevadas ambiciones. Una historia de brujerías, traiciones y altos ideales, de agonías y tremendos placeres,  de amores amargos y dulces odios. Ésta es la historia de Elric de Melniboné, gran parte de la cual sólo recordaría el propio Elric en sus pesadillas.

El rey moribundo
 Su carne es del color de una calavera blanqueada al sol y el largo cabello que le cae sobre los hombros es de un blanco lechoso. En su testa ahusada y hermosa destacan dos ojos sesgados, tristes y de color carmesí, y de las amplias mangas de su blusón amarillo surgen dos manos delgadas, también del color del hueso, que descansan en los brazos de un trono esculpido en un único e inmenso rubí.
Elric es el emperador Nº 428 de Melniboné, un imperio en decanedencia. Otrora poderoso, dominaba los reinos jóvenes. Ahora solo la sombra de su gran pasado impide que sus antiguos súbditos caigan sobre ellos. Pese a todo, los habitantes de Melniboné siguen comportándose como si todavía fuesen los amos del mundo. Viven una existencia de arrogancia, egoísmo, plagada de traiciones y trampas.
Pero el emperador Elric es un poco diferente. Posee lo que a ojos de su pueblo es una debilidad peor que la de su cuerpo enfermizo: tiene moral.
En este libro Elric tratará de soportar las intrigas contra él y permanecer en el poder para llevar a su pueblo a una nueva era. También buscará alguna forma de sobrevivir a su debilidad sin tener que depender de las pociones que lo mantienen vivo.
Y quizás hubiese sido mejor que se dejara morir, en lugar de llevar tanta desgracia al mundo.

Elric de Melniboné, posando con Tormentosa
El personaje antes que la historia
Elric es de esos personajes referentes de la literatura fantástica, de ese tipo que es más grande que la historia que lo contienen, más grande que su autor. Su imagen tal vez sea más famosa que su nombre: albino de pelo largo, de cuerpo flaco, rostro enjuto y ojos rojos. Siempre de negro.
Su espada rúnica llamada Tormentosa, la cual consigue en este libro y que lo acompañará por mucho tiempo, es otra parte de su leyenda.
Al escribir esta descripción me empiezo a dar cuenta de algunas influencias sobre anti-héroes de otras sagas o juegos. El ejemplo más claro que me viene en este momento a la mente es Arthas de la saga Warcraft. Si bien su constitución es diferente, Arthas es un heredero al trono que buscando el bien termina haciendo el mal, un ser atado a una espada rúnica maldita que absorbe almas. Y con un peinado muy parecido.
Ya hablaré en otra ocasión de Arthas.
Y ahora ya no hay modo de retroceder. El destino de Elric ha quedado forjado y sellado, igual que fueron forjadas, eones antes, las espadas mágicas. ¿Ha existido, en algún instante de su vida, un punto en el que hubiese podido desviarse de este sendero que conduce a la desesperación, la condenación y la destrucción? ¿O ya estaba predestinado a ellas desde antes de nacer? ¿Estaba acaso condenado, a través de mil encarnaciones, a no conocer otra cosa que la tristeza y la lucha, la soledad y el remordimiento, siendo eternamente el campeón de alguna causa desconocida?
Lo bueno y breve...
Leí este libro como un entretiempo o descanso de la saga Canción de Hielo y Fuego. Y en su momento me pareció perfecto. No se detiene en mucho detalle, y la historia avanza a gran velocidad. En algunas partes uno puede extrañar un poco más de desarrollo, y algunos puntos de la trama son algo endebles, pero en general deja una impresión positiva.

Un par de aclaraciones
La saga de Elric de Melniboné es de esas que atraen a ciertos lectores pero que la crítica detesta. Tal vez en este libro no se note tanto, pero ya voy por el tercero y puedo decir que, si bien el personaje principal es muy interesante al igual que ciertos argumentos, la saga en general es deficiente y su autor se queda corto aquí y allá. Un comentario para aquellos incautos que son capaces de comprarse toda la saga solo porque mi primer review es positiva.
La otra cuestión a tratar es la linealidad de la saga. El orden actual que se aplica (aquí y en todos lados) es el cronológico, no el orden de publicación. Este libro no es el primero publicado, sino que podría decirse que es una precuela. Para el caso es lo mismo, todo el mundo hoy en día lo lee en este orden.

Puntaje:


También podría interesarte:

3 comentarios

  1. Lo quiero leer! por la descripción general, no te recordó un poco también a El elfo oscuro?

    ResponderEliminar
  2. Sí, también, pero es más Arthas xD los dos tienen una espada rúnica que consumen almas xD
    Te comento que el segundo libro cae estrepitosamente el puntaje

    ResponderEliminar
  3. dragones, albinos, una isla con las ruinas de una poderosisima y antigua civilización rodeada de un mar hirviente, los personajes toman vino caliente...

    targaryen?

    ResponderEliminar