Swift

Marinero de los Mares del Destino - Michael Moorcock



Título original: The Sailor on the Seas of Fate
Autor: Michael Moorcock
Saga: Elric de Melniboné III
Año: 1976
Páginas: 174






Sinopsis
Elric de Melniboné, el último emperador de una tierra en otro tiempo poderosa, autoexiliado de ella y portador de la espada mortífera que llaman Tormentosa, encuentra un barco que le espera en la costa, cubierta por la niebla...
Cuando sube a bordo de la misteriosa nave, su sombrío capitán le comunica que se dispone a emprender una extraña empresa, acompañado por héroes de otros tiempos. Pues aquel barco no surca aguas terrenas: estos guerreros y campeones combaten a brujos y demonios en un viaje que recorre mares cuyas aguas no unen costas o continentes, sino eras distintas y mundos diversos.

Mal comienzo
 El mar parecía cansado. Las grandes olas se levantaban con dificultad y caían como con alivio, emitiendo jadeos al romper contra las ásperas rocas.
Nuevamente comenzamos la historia con una excusa tonta. Elric de Melniboné, el portador de la espada Tormentosa, capaz de enfrentarse el solo a un ejército y derrotarlo... está huyendo desesperadamente de un grupito de búsqueda con perros. Tal vez huye para no matarlos en su defensa. Si ese es el caso, no lo explica, y semejante excusa tonta para comenzar un relato debería justificarse más.
Después la cosa se pone un poco mejor. Buscando despistar a sus perseguidores llega a la costa, donde encuentra un barco en el medio de la niebla, y se ofrece para subir y trabajar a bordo. Grande es su sorpresa al enterarse que su nombre figura en la lista de pasajeros y que lo estaban esperando.
La novela está dividida en tres partes o "libros", que cuentan tres aventuras diferentes de Elric, pero totalmente correlativas y relacionadas, aunque la relación es más de causa y efecto que de sentido.

Elric en el barco
Libro primero: Navegando hacia el futuro

La embarcación no es normal. Siempre está rodeada de niebla, y el mar por el que se desliza une mundos y tiempos diferentes. La tripulación también es muy extraña: un capitán ciego, un navegante mudo y un grupo de mercenarios. Elric encaja bien.
A todo esto hay una misión suicida. No voy a dar detalles, pero está en juego la supervivencia del universo de donde proviene Elric.
Será mejor creer que nuestro destino está en nuestras propias manos, aunque las evidencias lo nieguen
Cuando uno llega a leer aproximadamente un tercio del libro, esta historia épica llega a su fin. Uno se pregunta si algo puede superar la salvación del universo. Y la verdad es que en comparación, las historias que siguen a esta parecen un juego de niños.

Libro segundo: Navegando hacie el presente
En esta parte nos encontramos a Elric tratando de volver a casa. Se encuentra en un mundo extraño de sol azul y sus recuerdos le fallan. Conoce al conde Smiorgan, el cual está en la misma situación, y tratarán de regresar a su plano. En el camino, nuestro albino amigo deberá enfrentar a uno de sus antepasados, el cual domina este universo.

Libro tercero: Navegando hacia el pasado
Elric y Smiorgan son rescatados de un naufragio por el duque Avan Astran, un famoso aventurero y explorador. Oh casualidad, estaba buscando a Elric para proponerle una aventura: encontrar R'lin K'ren A'a, la ciudad perdida de donde provienen todos los melniboneses, perdida hace más de diez mil años. La ciudad está situada en un continente deshabitado por humanos, plagado de misterios y peligros. La leyenda dice que la ciudad fue abandonada cuando los dioses la eligieron como sitio para debatir sobre las reglas de la batalla entre el Orden y el Caos. Todos los habitantes partieron menos uno, el cual fue condenado a vivir eternamente. Elric, no muy convencido, finalmente acepta hacer el viaje, aunque no espera encontrar nada.

¿Habrían sentido sus antepasados la angustia de saber, la impotencia ante la comprensión de que la existencia no tenía objeto, propósito ni esperanza? ¿Era por ello que habían construido su civilización de aquella manera concreta, que habían desdeñado los valores espirituales, más plácidos, de los filósofos de la humanidad?

Entre gritos de muerte y debilidades estructurales
Este libro presenta tres viajes en uno y aquí más que nunca se nota la falta de desarrollo. Son tres historias interesantes, pero que se acaban demasiado pronto. Son viajes que deberían llegar a destino luego de un desarrollo mayor. Los viajes en barco parecen estar hechos en tren bala, y los problemas del camino parecen fáciles, o pocos, en comparación con lo que espera detrás. Progresión es la palabra que este libro no conoce. Progresión dentro de cada una de las historias y entre sí, porque la primer parte es demasiado imponente y opaca a las otras dos.
Una cosa que ya se viene repitiendo desde las novelas anteriores y que me saca totalmente son los gritos de muerte que lanzan algunos personajes... "¡oh, la agonía!" "¡oh, mi alma!" y cosas así que son inverosímiles, demasiado anticuadas. Que mueran con un grito de agonía o un insulto entre los labios, eso estaría mejor.
El tema de este libro probablemente sea el destino y la imposibilidad de escapar de él. Todas las acciones de Elric parecen preestablecidas e inevitables. Pobre, pobre albino.
Pese a estas cosas el libro se deja leer, es breve (para bien y para mal) y entretenido. Mejoró en relación al anterior, y aquí se notan plenamente los cruces del multiverso por los cuales el autor es famoso. Da ganas de leer otras obras para entender más, aunque ya voy suponiendo que el autor no está a la altura de sus ideas, narrativamente hablando.
La libertad no existe. Todavía no. Para nosotros, no. Nosotros debemos pasar muchos más sufrimientos antes de poder empezar siquiera a adivinar qué es la libertad. Sólo el precio de este conocimiento es superior, probablemente, al que estarías dispuesto a pagar en este estadio de tu vida. De hecho, a menudo el precio es la propia vida.
Puntaje:

Tal vez te interese:

También podría interesarte:

2 comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Sí eres tan bueno para criticar y demostrar tal cinismo y aires de superioridad con respecto a la obra de Michael Moorcock, no se, deberías tal vez escribir tu propia obra y volverte una leyenda en el genero ¿porque no lo has hecho, sí pareces ser tan listo y déspota en el asunto?.

    He leído criticas, y sí, la obra de Moorcock puede tener muchas fallas, pero esto ya se siente como sí le tuvieras desprecio absoluto a la figura del autor. Para que sigues una saga que de antemano ya vas a juzgar con ese tono ponzoñoso y altruista realmente fastidioso.

    En fin, es tu blog y puedes opinar lo que quieras, pero no eres una eminencia, y bájate de esa nube de pseudocritico intelectual al que todo le ve un pero. Te aconsejo no leer algo sí ya sabes con que te vas a encontrar; pierdes el tiempo; no disfrutas nada y terminas escribiendo con muy mala vibra, buen día y espero que no borres mi comentario.

    ResponderEliminar