Swift

Conan - Robert E. Howard y otros


Sinopsis
Conan el Bárbaro, (también llamado Conan el Cimmerio o Conan de Cimmeria) es un personaje de ficción creado en 1932 por el escritor Robert E. Howard para una serie de relatos destinados a la revista de relatos pulp Weird Tales. Es el anti-héroe, un icono de la fantasía americana y el bárbaro más famoso de la ciencia ficción. Sus relatos suelen ser clasificados dentro de la fantasía heroica o la espada y brujería. Desde su creación ha aparecido en libros, historietas, películas, programas de televisión, videojuegos, juegos de rol, de mesa y en otros medios. Vivió en la ficticia Era Hiboria, en una época fantástica comprendida entre los años del hundimiento de Atlantis —una isla que Howard ideó basándose en el mito de la Atlántida— y los de las migraciones de los arios.

Introducción
El libro, de breves 221 páginas, comienza con una larga introducción que abarca buena parte de las páginas. En mi primer intento de leer Conan meses semejante preludio me hizo alargar la mano y comenzar a leer cualquier otro libro. Lo de alargar la mano es una metáfora... en realidad leo la mayoría en Kindle.
Para mi sorpresa, una vez que se empieza a leer, la introducción es muy interesante e informativa. Cuenta bastante de la creación de Conan y su universo por parte de su autor original, Robert E. Howard, así como también parte de la trágica vida de éste (se suicidó a los 32 años).
Las historias en este libro están ordenadas cronológicamente, fueron escritas en otro orden, principalmente por Howard pero también con participación de Camp y Carter.

Opinión
El libro contienen siete historias:
  • La cosa en la cripta
  • La Torre del Elefante
  • El aposento de los muertos
  • El dios del cuenco
  • Villanos en la casa
  • La Mano de Nergal
  • La ciudad de las calaveras
Es difícil ponerle puntaje a una obra que comienza a popularizar y marcar las pautas para la fantasía épica en un sentido más de acción y menos poético (Tolkien style). Conan es un bruto con poco cerebro, así que no es un protagonista con una psiquis interesante y profunda que nos atrape. El gancho viene por otro lado, por las situaciones en las que se mete, por un mundo bien diseñado y planteado. El orden cronológico y la diversidad de autores tal vez juegue un poco en contra. Hay saltos de continuidad, contradicciones y diferencias de calidad. Una de las historias que más me ha gustado es la primera y más breve: La cosa en la cripta. Howard nos presenta un Conan quinceañero que se resguarda en una tumba y encuentra una espada, con excelentes descripciones del ambiente y la situación, cosa que no volví a encontrar en el resto de las historias. Otra cosa que desmerece la obra es la repetición de situaciones. Conan va a robar/obtener X objeto que lo llenará de oro/gloria, pero siempre algo pasa y no lo consigue. Con esto no estoy arruinando finales, aclaro. Es obvio que si en el primer libro de una saga el protagonista consigue riquezas capaces de comprar un reino entero no habría libros posteriores.
Mención de honor se lleva el siguiente hecho curioso: en TODAS las historias siempre termina perdiendo la roba y quedando en taparrabos... ¿Fanservice?
Predecible por momentos, entretenido por otros, digna obra de sus tiempos y un claro ejemplo de los libros precursores de géneros: les falta mucho para llegar a la perfección pero su finalidad es abrir camino a los autores que vienen detrás.



Puntaje:


También podría interesarte:

1 comentarios

  1. "Conan es un bruto con poco cerebro, así que no es un protagonista con una psiquis interesante y profunda que nos atrape"... OK, es esta la mejor descripción que puedes sacar del Cimmerio?, en serio?... entonces para que carajos lees este tipo de cosas, entonces según tu como deberia ser el personaje?... un intelectual con espada?

    Conan es una fuerza desatada de la naturaleza, no necesita ser más complejo que eso y más sin embargo puede sorprender su capacidad de ser moralmente correcto y piadoso aun cuando esto choque con sus propias ambiciones, su desdén hacia los mundos "civilizados" y su empeño en nunca dejarse doblegar por ningún tirano, sea esté humano, demonio o hechicero lo vuelven alguien al que todos quisiéramos emular, todos queremos ser como Conan; feroces, templados, independientes, siempre de pie ante cualquier opresión, y con un carácter y una voluntad inquebrantables, ese es Conan!... alguien que se ha forjado así mismo, que ha llegado a lo más alto gracias a su propio e indómito esfuerzo, decir que sólo es "un bruto con poco cerebro" es sencillamente no tener ni pizca de idea sobre quién es el personaje que brillantemente plasmo Robert E. Howard en tan pocas pero invaluables historias.
    No por nada se mantenido vigente por tanto tiempo, es el símbolo por excelencia de todo este cuento de "la espada y la brujería".

    ResponderEliminar