Swift

La Melancolía de Haruhi Suzumiya (novela) - Nagaru Tanigawa

Título original: Suzumiya Haruhi no Yuutsu
Autor: Nagaru Tanigawa
Saga: Haruhi Suzumiya I
Año: 2003
Páginas: 292






Sinopsis
Kyon, un alumno promedio de secundaria alta que ha dejado atrás sus fantasías de la niñez, comienza un nuevo año. Para su sorpresa y la de todos, la chica que está sentada detrás de él en el aula resulta ser una freak obsesionada con lo sobrenatural, los extraterrestres y otras cosas imposibles. Su nombre es Haruhi Suzumiya y es muy linda, aunque sus sociabilidad deja mucho que desear. Kyon no tiene mejor idea que tratar de ser amable con ella, termina siendo arrastrado (literalmente) a formar parte de un nuevo club junto con otros alumnos de diferentes clases que se también son arrastrados, invadidos o directamente secuestrados por Haruhi.

Introducción a la novela ligera
Esta novela es lo que en Japón se conoce como Novela Ligera o ranobe. Son novelas escritas de un modo ameno, con mucho diálogo e ilustraciones cada cierta cantidad de páginas. Por lo general no sobrepasan las 200 páginas, pero la saga de Haruhi es una excepción.
Que quede claro: esta no es una adaptación de un manga o un anime, justamente es el caso inverso. La novela fue tan popular que fue adaptada a la televisión. De hecho, la saga de Haruhi es una de las más galardonadas y vendidas, tanto así que es de las pocas novelas ligeras que se publican fuera de Japón. El anime no ha hecho más que catapultar su fama.
Pero volvamos al libro.

Kyon
Kyon y su famoso facepalm
Este personaje cuyo verdadero nombre nunca se llega a conocer, es nada menos que el narrador y coprotagonista de toda la saga. Es un tipo común y corriente, ni lindo ni feo. No es el típico protagonista introvertido, con temor a las mujeres u obsesionado con el sexo (pero tampoco es de madera). Es normal no en un sentido anime sino tomando en cuenta la vida real. Tal vez se podría decir que es algo serio, ya voy por el séptimo libro de la saga y no he visto que se ría nunca (y sonrisas otorga, pero no muchas).
Toda la maravillosa narrativa de esta novela recae en su forma de describir las situaciones. Es muy divertida, muy crítica, muy satírica y algo cínica. Es por lejos para mí el mejor personaje. Su forma de contar la historia está tan ligada a la obra que la adaptación animada también es narrada por Kyon. Y la voz que eligieron es perfecta.
Hay que rendirse ante la perfección de las leyes de la física y contener la risa al mismo tiempo. Llegó un punto en el que dejé de estar pegado a la televisión y a los programas sobre ovnis y fenómenos paranormales. Era imposible que exisitieran... por más que lo deseara. Suponía que retractarme de mis convicciones y aceptar la realidad era un signo de que había madurado.

Haruhi Suzumiya
Haruhi y su malhumor
Una chica muy linda está sentada en el pupitre justo detrás de Kyon está esperando su turno para presentarse. Luego de la simplona presentación de nuestro narrador, la chica se para enérgicamente y grita:
La gente común no me interesa en lo más mínimo. Si hay algún extraterrestre, viajero del tiempo, habitante de universos paralelos o persona con poderes paranormales, que vengan conmigo. ¡Eso es todo!
Y así, la chica más linda de la clase comienza a labrarse la reputación de freak. Casi siempre seria, despreciativa con la gente normal... Excelentes notas, grandes aptitudes físicas. Se anota en todos los clubes de la escuela para dejarlos al otro día por aburridos. Se rumorea que anteriormente había aceptado muchas propuestas de chicos para salir, pero no pasaban de la primer cita, también por considerarlos demasiado normales. Es tal su indiferencia ante los seres inferiores de sus compañeros que no tiene reparos en cambiarse el uniforme con toda la clase dentro del aula...
De a poco todos se apartaron de su camino, exceptuando a dos personas: Ryoko Asakura, la amable jefa de clase, y Kyon, que la tenía cerca, le causaba algo de curiosidad... y el aburrimiento lo lleva a meterse donde no debe. Comienza a observarla y tratar de entenderla. Nota que tiene un peinado específico para cada día. Y el tonto tiene que preguntar...
-¿Cambiás de peinado según el día para orientar a los extraterrestres?
Haruhi giró la cabeza con moviemientos lentos y robóticos hasta que quedó mirándome de frente. Me observó con la misma cara seria de siempre. La verdad es que daba miedo.
-¿Cuándo te diste cuenta? -me preguntó como si estuviera hablando con una piedra tirada al lado de una ruta.
Desde ese momento Kyon toma por costumbre intercambiar algunas palabras (por lo general inentendibles para él) con Haruhi antes del comienzo de la clase. Sus compañeros, sobre todo los que la conocen de antes, no pueden creer que esté charlando con alguien por tanto tiempo. Kyon se atreve a preguntarle sobre los rumores que se dicen de ella, al parecer todos verdaderos, varias veces hablan de lo aburrido que parecen los clubes. Esa charla sería el principio...
Los rayos el sol me estaban adormeciendo. Ya había empezado a cabecear en mi banco cuando noté que alguien me tiraba con fuerza del cuello de la camisa. Estaba atontado y no reaccioné hasta que me di en la cabeza con el canto de la mesa de atrás con un sonoro "clonc". Casi me saltan las lágrimas del golpe.
-¡¿Pero qué carajo te pasa?! -grité furioso. Al alzar la vista, indignado, me encontré con haruhi Suzumiya sonriendo de oreja a oreja por primera vez desde que la conocía. Si las sonrisas se midieran en grados de temperatura, la suya habría sido el equivalente a una selva tropical.
-¡ya lo tengo! -anunció llenándome de saliva-. ¡¿Cómo no se me ocurrió antes?!
Sus ojos brillaban más que una estrella Alfa Cygni. Por supuesto, tenía que preguntar.
-¿Qué cosa?
-¿Si no hay ninguno, tendré que crearlo yo!
-¡¿Qué cosa?!
-¿Un club!
La Brigada S.O.S.
Terminada la clase, Haruhi arrastra a Kyon fuera de la clase y le dice que va a crear un club, en el cual lo ha incluido sin preguntar. El club todavía no tiene una razón de ser, tema, objetivo, nada de nada, pero hay que inventar alguna fachada para que sea aprobado. Le deja el papeleo al pobre Kyon y se va a buscar a los tres miembros restantes para cumplir con el número mínimo de estudiantes para que el club sea reconocido.
Este club, más adelante, será conocido como la Brigada S.O.S. 
Poco después, nuestro amigo nuevamente es arrastrado hacia la parte más vieja del escuela, a un salón en particular, donde funciona(ba) el club de literatura, el cual ya no es oficial porque tiene un solo intergrante. Ese miembro, una chica llamada Yuki Nagato, es anexado casi sin preguntas al nuevo club de Haruhi.

Yuki Nagato
Yuki Nagato
Nagato es el estereotipo de la intelectual sin sentimientos que tanto se ve en la cultura japonesa. No me pregunten por qué (ahora), pero es mi personaje favorito, tanto o más que Kyon.
Piel pálida, rasgos inexpresivos, movimientos robóticos, con el pelo corto, un poco por debajo del cuello, lo suficiente para enmarcar sus facciones. Me dieron ganas de saber cómo sería sin los anteojos. Era como estar viendo a una muñeca, transmitía la misma falta de energía vital. (...)Empezaba a preguntarme qué estaría pensando de mí por la manera en que la estaba mirando cuando de pronto reaccionó, levantando la vista y subiéndose el puente de los anteojos.Un par de ojos oscuros me miraron a través de los cristales. Al igual que sus labios, seguían sin mostrar ninguna emoción., como si llevara una máscara de impasibilidad permanente. A diferencia de Haruhi, su estado emocional habitual parecía ser la más absoluta indiferencia.
Nagato accede a compartir el espacio y a ser usada como miembro respondiendo monosílabos. Kyon no entiende nada.
Al día siguiente, Haruhi aparece de la mano del siguiente miembro del club.

Mikuru Asahina
Mikuru Asahina
Si el look intelectual estaba cubierto con Nagato, falta en el grupo la típica belleza tierna y algo torpe. El súmmum de lo adorable. Con ustedes, el último estereotipo del moé.
Buena figura, cara preciosa, pelo castaño. Enormes ojos de cachorrito asustado... y unos pechos de talla importante. Tiene un año más que los demás pero parece de menos. Haruhi la trae a rastras y cierra la puerta con llave, la chica está aterrada y no entiende nada. Suzumiya comienza a manosearla ponderando sus atributos...
-Espera un momento... ¿Estás diciendo que la trajiste para que forme parte del club porque es linda, chiquita y con mucho pecho?
-Exacto.
Era loca. Y además no intentaba ocultarlo
-Creo que el club necesita a un personaje "mascota".
Mientras busca la manera de escaparse, Mikuru ve a Nagato. Se sorprende y termina aceptando ser parte del club, ante la sorpresa de Kyon.
Ahora falta un integrante más para un club con todas las de la ley.

Itsuki Koizumi
Itsuki Koizumi
Haruhi termina encontrando lo que "le faltaba al grupo": el misterioso alumno que se agrega a la escuela cuando el año ya ha empezado. Itzuki Koizumi, un tipo delgado, de sonrisa educada, ojos amables y con ciertos rasgos de galán. Parece haber venido sin oponer resistencia, y le parece bien formar parte del club. Simplemente pregunta en qué consisten las actividades del club.
Y Haruhi responde: buscar extraterrestres, viajeros en el tiempo y personas con poders paranormales y divertirse con ellos...
(...)me limité a pensar "me lo imaginaba". La reacción de mis compañeros, por otra parte, fue bastante diferente.
Para empezar, Asahina se paralizó, Se quedó dura ante la sonrisa de oreja a oreja de Haruhi, con los ojos y la boca abiertos formando tres perfectas oes redondas en su carita de nena.
Yuki Nagato tampoco se movía. Se quedó quieta, con la cabeza gacha, como si se le hubieran acabado las pilas de golpe. Me pareció ver que abría los ojos más de lo habitual durante un segundo. Eso sí que no me lo esperaba, pero por lo visto hasta las chicas impasibles se sorprendían de vez en cuando.
Por último, los labios de Itsuki Koizumi formaron una mueca que yo no sabía si interpretar como sonrisa, gesto de burla o expresión de sorpresa. Él fue el primero en reaccionar.
(...)-No esperaba menos de vos, Suzumiya.
Y así quedó consolidada la Brigada S.O.S.

¿Y dónde están la fantasía y/o la ciencia ficción?
Buena pregunta. Pero si les digo, se perdería la mitad de la gracia del libro. Si hasta acá no tienen ganas de leer la novela (o ya vieron la serie), pueden leer el spoiler que viene a continuación.



Opinión
Debo confesar: la narrativa ácida, las chicas que parecen un juguete sin vida y el tratamiento de cuestiones teológicas me fascina. Así que esta novela me ha encantado. Si a eso le sumamos la narración ácida que Kyon realiza, su análisis de los acontecimientos y sus reacciones por momentos muy realistas, queda algo mucho mejor.
Sí, es cierto, es algo ligero, no van a encontrar un mensaje que les cambie la vida. Sí, es verdad, es una comedia estudiantil, pero por ser japonés se nota que la juventud nipona supera por mucho en profundidad y conocimiento a la nuestra. Ciertos diálogos y explicaciones, sobre todo cuando Nagato se digna a decir más de dos palabras, son difíciles de entender para una persona no entrenada en el tipo de cuestiones que se tratan en esta novela.
Si tengo que criticar algo sería tal vez lo estereotípico de algunos personajes, pero estamos hablando de uno de los miles de sub-sub-sub-géneros japoneses, y pedir que no haya una chica moé o una con anteojos es como pedir que un caballero entre en combate sin espada y armadura. Se puede lograr, pero sería atípico.
Pido disculpas por la extensión de esta review, pero he disfrutado mucho haciéndola y releyendo el libro para buscar las citas. Espero que alguno la disfrute.

Puntaje:

También podría interesarte:

2 comentarios

  1. Creo que voy a leerlo para ver que tal es la literatura Japonesa ( no tengo ni idea!! ni tampoco de anime..) no se porqué nunca me llamo la atención lo oriental, pero viendo que muchos lo disfrutan tanto me parece que vale la pena..

    ResponderEliminar
  2. No desaconsejo leerlo, al contrario, pero hay que tener en cuenta que es una novela ligera en tono de "comedia" (lo que no quiere decir que sea todo chiste). No lo elegiría como "representante de la literatura japonesa" porque Japón tiene muy buenos novelistas "serios".
    Pero digamos que a alguien que no conoce y le gusta el género fantástico y la ciencia ficción, Japón se caracteriza por presentar cosas complejas hasta cuando se dirige a los jóvenes.
    Probablemente si alguien no sabe nada de Japón habrá que explicar (o tendrán que deducir) que su sistema educacional es diferente, al menos con respecto al de mi país. Y esto lo digo porque aunque el libro diga que son de primer año, no es que sean de 12/13 años xD.

    ResponderEliminar